Yo fui la espía que amó al Comandante – Marita Lorenz | PDF

Descargar «Yo fui la agente que amó al Comandante – Marita Lorenz | PDF» gratis

Para descargar «Yo fui la agente que amó al Comandante – Marita Lorenz | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descabalgar «Yo fui la agente que amó al Comandante – Marita Lorenz | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | ISBN: 978-987-3804-15-1 | Código: 10132406 | Formato: 15 x 23 cm. | Presentación: Rústica sin solapas | Colección: Fuera de colección | Sentido de lección: Occidental

Yo fui la espía que amó al Comandante - Marita Lorenz | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 964 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 829
Estado: Activo

Ver más libros de Actualidad

Reseña de Yo fui la agente que amó al Comandante:

Una gran pasión que perduró en el tiempo y marcó para siempre la vida de una mujer irrepetible.
¿Qué pasa cuando una mujer se enamora del hombre al que debe matar?

Pocas personas pueden afirmar que han trillado sobrevenir una parte fundamental de la historia del siglo XX delante sus fanales. No como meros espectadores, sino casi devorándola. Marita Lorenz es una de ellas. Nació en Alemania en 1939, en vísperas de la invasión de Polonia. Su padre, tudesco, era capitán de barco; su causa, chaqueta, había sido actriz. De pupila estuvo internada en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Poco a posteriori de concluir la refriega, con siete abriles, fue víctima de una violación. Se embarcó a menudo con su padre en los abriles siguientes. En 1959 llegó a lado del Berlin a La Habana revolucionaria. Un conjunto de barbudos, encabezado por Fidel Castro, subió al barco. El flechazo fue inmediato. Una semana a posteriori, el Comandante enviaba a buscarla a Nueva York y la convertía en su entusiasta. Tenía diecinueve abriles. Pronto se descubrió grávida, pero la sometieron a una intervención y el bebé no llegó a emanar… O al menos eso le dijeron. La CIA convenció a Marita de que Fidel era el responsable de lo ocurrido y la enviaron de reverso a La Habana con la encargo de asesinarlo, pero fue incapaz de hacerlo: seguía enamorada de él. Puede parecer suficiente para guatar dos vidas, pero hay más. De regreso a Miami, conoció al ex dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez, y tuvo con él una hija. En noviembre de 1963, viajó de Miami a Dallas en un convoy del que formaban parte Frank Sturgis, uno de los detenidos en el Watergate, y un tal Ozzie, es afirmar, Lee Harvey Oswald. Más tarde fue party girl de la mafia neoyorquina e informante de la policía. Se casó y tuvo un hijo con un hombre que espiaba a diplomáticos soviéticos para el FBI. La historia de Marita tiene luces y sombras. Pero sobre todo es una historia de bienquerencia y peligro. La de una agente que, por encima de todo y a pesar de sí misma, amó al Comandante.