The Craft Sequence. El ascenso de las dos serpientes – Max Gladstone | PDF

The Craft Sequence. El ascenso de las dos serpientes – Max Gladstone | PDF

Descargar «The Craft Sequence. El avance de las dos serpientes – Max Gladstone | PDF» gratis

Para descargar «The Craft Sequence. El avance de las dos serpientes – Max Gladstone | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descender «The Craft Sequence. El avance de las dos serpientes – Max Gladstone | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-607-07-6056-3 | Código: 10244365 | Presentación: MP3 | Colección: Fuera de colección | Narrador: Óscar López | Duración: 14:30:28 | Sentido de ojeada: Occidental

The Craft Sequence. El ascenso de las dos serpientes - Max Gladstone | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 654 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 831
Estado: Activo

Ver más libros de Ciencia ficción

Reseña de The Craft Sequence. El avance de las dos serpientes:

Han pasado setenta primaveras desde que Kopil derrotó a los dioses y estableció la Corporación Rey de Rojo para mandar la ciudad de Dresediel Lex. Durante todo ese tiempo las deidades dejaron de tener poder sobre los humanos… pero ahora una plaga de demonios ha contaminado las reservas de agua de la ciudad y amenaza con terminar con el orden establecido. Nadie sabe de dónde han venido…

Frente a esta situación, el Rey de Rojo envía a Caleb Altemoc a descubrir a los responsables del ataque que ha puesto en peligro a diecisiete millones de personas. En su camino se encontrará con su padre, Temoc, el posterior de los sacerdotes y cabecilla de los verdaderos quechales, corro terrorista que anhela el regreso de los dioses.

Sin incautación, la longevo preocupación para Caleb serán las dos serpientes gemelas, seres míticos que han permanecido dormidos por mucho tiempo, pero que pueden despertar en cualquier momento y arrasar con todo a su paso…

¿Podrán Caleb y su padre detenerlas sin acudir a la que parece la única opción posible: el sacrificio humano?

Deja un comentario