No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 – Noelia Amarillo | PDF

No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 – Noelia Amarillo | PDF

Descargar «No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 – Noelia Amarillo | PDF» gratis

Para descargar «No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 – Noelia Amarillo | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Desmontar «No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 – Noelia Amarillo | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-08-22395-5 | Código: 10255455 | Presentación: MP3 | Colección: Erótica | Narrador: Jonathan González | Duración: 18:34 | Sentido de repaso: Occidental

No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3 - Noelia Amarillo | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 660 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 965
Estado: Activo

Ver más libros de Novelas románticas

Reseña de No lo llames deseo. Serie No lo llames, 3:

Una novelística romántico-erótica que nos enseña que en el bienquerencia no se exige, ni se impone o castiga, sino que se da, se acompaña y se apoya, se valora a la otra persona y se le permite lanzarse autónomamente su camino.

El bienquerencia no es tan maravilloso como lo pintan. El bienquerencia es deseo, caricias y risas, pero asimismo traición y dolor. Es perecer hasta desaparecer, hasta darte cuenta de que no eres capaz de reconocerte delante el
espejo. He amado con esquizofrenia. Por bienquerencia he soportado mucho más de lo soportable, he llorado y he sangría. Me he roto en pedazos y he tardado meses en retornar a ser poco más que una sombra del hombre que era. Así que no pienso caer en el mismo error. Porque seducir es un enorme y terrible error.

Y no me importa si ella es dulce, divertida y incondicional. Si me descubre su corazón en cada sonrisa. No importa que me falte el tonada cuando ella no está a mi costado. No voy a cometer el error de enamorarme de ella. Porque el bienquerencia duele, desgarra, exige y, al final, mata. Y yo no sé si podré resurgir de mis cenizas de nuevo.

Deja un comentario