Las guerreras Maxwell, 4. Una flor para otra flor – Megan Maxwell | PDF

Las guerreras Maxwell, 4. Una flor para otra flor – Megan Maxwell | PDF

Descargar «Las guerreras Maxwell, 4. Una piropo para otra piropo – Megan Maxwell | PDF» gratis

Para descargar «Las guerreras Maxwell, 4. Una piropo para otra piropo – Megan Maxwell | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Apearse «Las guerreras Maxwell, 4. Una piropo para otra piropo – Megan Maxwell | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-08-21277-5 | Código: 10240233 | Presentación: MP3 | Colección: Medieval / Highlander | Narrador: Alma Naranjo Arias | Duración: 16:27:26 | Sentido de ojeada: Occidental

Las guerreras Maxwell, 4. Una flor para otra flor - Megan Maxwell | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 672 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 658
Estado: Activo

Ver más libros de Novelas románticas

Reseña de Las guerreras Maxwell, 4. Una piropo para otra piropo:

Estar enamorado de la mujer que se desea olvidar no es poco que el damisela e impetuoso highlander Zac Philips lleve acertadamente.

Tiempo detrás, Zac posó sus fanales en Sandra, una damisela de inspección y pelo castaños que cautivó con su sonrisa. Pero cuando el padre de Sandra falleció, sus abuelos maternos las obligaron, tanto a ella como a su origen, a dejar las Highlands, su oficio de residencia, y regresar a Carlisle, un oficio en el que ninguna de las dos conseguía ser oportuno, sobre todo cuando sus abuelos se empeñaron en concertarle un connubio.

Dispuesto a excluir a su amada, Zac partió alrededor de Carlisle, pero al presentarse allí se encontró con Sandra riendo divertida con uno de aquellos ingleses. Ofuscado y con el corazón destrozado, regresó a las Highlands con la intención de olvidarla.

Sin remilgos ni medias tintas, Sandra iba ahuyentando a sus supuestos pretendientes, ganándose así la enemistad de sus abuelos y, con el tiempo, cargando con la desliz por la crimen de su abuela.   

Deja un comentario