Las ciudades evanescentes – Ramón Lobo | PDF

Las ciudades evanescentes – Ramón Lobo | PDF

Descargar «Las ciudades evanescentes – Ramón Lobo | PDF» gratis

Para descargar «Las ciudades evanescentes – Ramón Lobo | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descabalgar «Las ciudades evanescentes – Ramón Lobo | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-9942-949-6 | Código: 10266924 | Presentación: Epub 2 | Colección: REALIDAD | Sentido de ojeada: Occidental

Las ciudades evanescentes - Ramón Lobo | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 703 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 786
Estado: Activo

Ver más libros de Actualidad

Reseña de Las ciudades evanescentes:

Un elogio de las ciudades y una denuncia de su destrucción a manos de la globalización

¿Cómo será el mundo pospandémico? ¿Perderemos la privacidad a cambio de una seguridad sanitaria? ¿Murió el progresismo? ¿Se impondrá el teletrabajo? ¿Vamos cerca de unas democracias autoritarias? ¿Volverán los héroes de los hospitales y mercados a la invisibilidad prevírica?

El libro comercio de la crisis de soledad de las sociedades líquidas, de cómo la nacimiento de los pisos turísticos y la obra depredadora de los mercados financieros destruyeron el tejido comercial y humano de los barrios, multiplicando la lonneyless de las personas. Antiguamente de la crisis éramos personajes urbanos sin al punto que contacto, encerrados en burbujas-escaparate, conectados a las redes sociales a través de teléfonos móviles. Una sociedad que desplazó el valía de la ciencia y la tino por el populismo negacionista de Donald Trump. 

El confinamiento ha pequeño a la centro la contaminación de las grandes urbes, expulsado a los automovilistas y recuperado olores y sonidos perdidos. La experiencia humana indica en que tiempos de circunspecto crisis se produce una resiliencia colectiva, y que pasado el peligro se regresa a la normalidad. El problema es que esa normalidad es la principal amenaza para el planeta.    

Deja un comentario