La transparencia del tiempo – Leonardo Padura | PDF

Descargar «La transparencia del tiempo – Leonardo Padura | PDF» gratis

Para descargar «La transparencia del tiempo – Leonardo Padura | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Desmontar «La transparencia del tiempo – Leonardo Padura | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-9066-598-5 | Código: 10227768 | Presentación: MP3 | Colección: Andanzas | Narrador: Jorge Tito Gómez Cabrera | Duración: 17:37 | Sentido de lección: Occidental

La transparencia del tiempo - Leonardo Padura | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 1009 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 769
Estado: Activo

Ver más libros de Novela

Reseña de La transparencia del tiempo:

Una narración que funde de guisa importante las pesquisas del detective Mario Conde en una Habana que se derrumba con un deslumbrante alucinación en el tiempo y en la historia.

A un Mario Conde a punto de cumplir sesenta abriles, y que se siente más en crisis y más escéptico que de costumbre con su país, le llega de guisa inesperada un encargo de un antiguo amigo del instituto, Bobby, que le pide ayuda para recuperar la estatua de una virginal negra que le han robado. Conde descubre que esa alcoba es mucho más valiosa de lo que le han dicho, y su amigo tiene que confesarle que proviene de su yayo español, que, huyendo de la Combate Civil, la trajo de una ermita del Pirineo catalán. En los bajos fondos de La Habana, Conde da con un sospechoso al que acaban matando. Con el crimen de otro cómplice, Conde descubre una inesperada trama de galeristas y coleccionistas extranjeros interesados en la talla medieval, y se tropieza inevitablemente con la policía de homicidios de La Habana. Pero, en capítulos intercalados, La transparencia del tiempo asimismo cuenta la peripecia a lo espacioso de los siglos de la estatua, una virginal negra traída de la última cruzada a una ermita del Pirineo por un tal Antoni Barral, y será otro Antoni Barral quien la salve y se vea obligado a complicar como polizón rumbo a La Habana.