La masa enfurecida – Douglas Murray | PDF

La masa enfurecida – Douglas Murray | PDF

Descargar «La masa enfurecida – Douglas Murray | PDF» gratis

Para descargar «La masa enfurecida – Douglas Murray | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descender «La masa enfurecida – Douglas Murray | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-9942-925-0 | Código: 10261148 | Presentación: Epub 2 | Colección: ATALAYA | Traductor: David Paradela López | Sentido de leída: Occidental

La masa enfurecida - Douglas Murray | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 724 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 1044
Estado: Activo

Ver más libros de Actualidad

Reseña de La masa enfurecida:

The Nº 1 Sunday Times Bestseller

Las masas se han vuelto locas. Puntada con seguir las redes sociales o los medios de comunicación para ser testigos de la histeria colectiva en la que se ha convertido el debate político. Cada día algún nuevo clama que poco le ha ofendido: un cartel que cosifica, una conferencia que debe ser censurada, una palabra que degrada. Vivimos en la tiranía de la corrección política, en un mundo sin naturaleza, ni razas ni sexo y en el que proliferan las personas que se confiesan víctimas de poco (el heteropatriarcado, la bifobia o el racismo). Ser víctima es ya una aspiración, una marbete que nos eleva moralmente y que nos ahorra tener que argumentar ausencia. Pero como nos recuerda Douglas Murray en este polémico libro que ha sido menospreciado por la izquierda biempensante y que se ha con – basura en un engendro de ventas sin precedente en el Reino Unido: «La víctima no siempre tiene razón, no siempre tiene que caernos aceptablemente, no siempre merece elogio y, de hecho, no siempre es víctima». Con un estilo provocador y una estructura argumentativa sin fisuras, el autor manejo de introducir poco de sentido global en el debate notorio, al tiempo que aboga con vehemencia por títulos como la permiso de expresión y la serenidad actuales.

Deja un comentario