La ciencia humilde – Alfredo Pastor | PDF

La ciencia humilde – Alfredo Pastor | PDF

Descargar «La ciencia humilde – Alfredo Pastor | PDF» gratis

Para descargar «La ciencia humilde – Alfredo Pastor | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Desmontar «La ciencia humilde – Alfredo Pastor | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-9892-181-6 | Código: 10048961 | Formato: 15 x 22,2 cm. | Presentación: Rústica con solapas | Colección: Fuera de colección

La ciencia humilde - Alfredo Pastor | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 612 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 659
Estado: Activo

Ver más libros de Economía

Reseña de La ciencia humilde:

No junto a duda de que vivimos en un mundo regido por los fenómenos económicos: el paro, la inflación, la política fiscal, el precio del efectivo, los mercados, los tipos de interés, la política monetaria, el papel del Estado, la distribución mundial de la renta o la naturaleza de las leyes del mercado. Esos fenómenos afectan y condicionan nuestras vidas todos los días del año. Sin bloqueo, no conocemos correctamente los mecanismos de la capital, que nos parecen cosa de sesudos especialistas. Pero ¿por qué nos asusta la ciencia económica? ¡Si es muy obediente! Se proxenetismo de aplicar el sentido global y huir de los tópicos. Muchos de los términos de la capital, en apariencia técnicos, que manejan economistas y políticos, no se dirigen tanto a nuestro entendimiento como a nuestras emociones, para despertar en nosotros sentimientos de aprobación o rechazo: no son razonamientos, sino pura propaganda. Aprendamos a distinguirlos. Desde su particular visión y en un lengua gratísimo por su sencillez, Alfredo Pastor consigue con este libro que, casi sin darnos cuenta, dominemos para siempre los principios básicos de una materia que todos construimos sin cesar: esa ciencia (en sinceridad humilde) que está -o debería estar- al servicio del ciudadano, y no al revés.

Deja un comentario