Identidades, una bomba de relojería – Jean-Claude Kaufmann | PDF

Descargar «Identidades, una artefacto de relojería – Jean-Claude Kaufmann | PDF» gratis

Para descargar «Identidades, una artefacto de relojería – Jean-Claude Kaufmann | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Apearse «Identidades, una artefacto de relojería – Jean-Claude Kaufmann | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-344-2296-4 | Código: 10130496 | Presentación: Epub 2 | Colección: Presente | Traductor: Ana Herrera

Identidades, una bomba de relojería - Jean-Claude Kaufmann | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 940 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 904
Estado: Activo

Ver más libros de Filosofía

Reseña de Identidades, una artefacto de relojería:

Un rugido de intranquilidad contra la proliferación y el uso integrista que se está haciendo de las identidades.

Como una artefacto de relojería, así define este libro la bucle identitaria en la que nos encontramos. A la crisis económica y financiera la ha acompañado una crisis aún más moribundo del maniquí de sociedad. El proceso de emancipación individual iniciado en los sesenta ha arruinado dejando fuera de su seno a una parte importante de la población, que ha depositado su orgullo en el sentimiento de pertenencia a una identidad colectiva, ya sea doméstico o religiosa.

Así, vivimos en un momento de transición particularmente delicado entre una vida de comunidad reglada con patrones de conducta heredados y una nueva sociedad individualista en extremo en la que nos reafirmamos en nuestras certitudes. El «otro» pasa entonces a ser un chivo propiciatorio, el culpable de todos nuestros padecimientos, un peligro que toma la forma de crispaciones identitarias y religiosas.

Jean-Claude Kaufmann nos alerta de los riesgos que entrañan estos comportamientos, mostrándonos encima la volatilidad de ese sentimiento que tiene sus derivados en lugares tan dispares como el campo de fútbol y las redes sociales. Carencia queda ya al beneficio de ello.