El Alma del Ateismo – André Comte-Sponville | PDF

El Alma del Ateismo – André Comte-Sponville | PDF

Descargar «El Alma del Ateismo – André Comte-Sponville | PDF» gratis

Para descargar «El Alma del Ateismo – André Comte-Sponville | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descender «El Alma del Ateismo – André Comte-Sponville | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-493-1938-9 | Código: 10051405 | Formato: 13,5 x 21 cm. | Presentación: Rústica sin solapas | Colección: Fuera de colección

El Alma del Ateismo - André Comte-Sponville | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 727 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 680
Estado: Activo

Ver más libros de Filosofía

Reseña de El Alma del Ateismo:

El retorno de la religión ha apurado, estos últimos primaveras, una dimensión espectacular, incluso inquietante. ¿Retorno de la inmaterialidad? Ningún problema, es poco de lo que deberíamos congratularnos. ¿Retorno de la fe? Falta que reparar. El problema es el dogmatismo que, a menudo, acaba convirtiéndose en oscurantismo, integrismo y fanatismo. Sin bloqueo, no se manejo de combatir la religión, pues ello supondría equivocarse de adversario. Se manejo de reivindicar la tolerancia, la laicidad, la arbitrio de creer o no creer. Para el autor de La contento, desesperadamente lo esencial, tratándose de la inmaterialidad, se resume en tres preguntas: ¿Podemos prescindir de la religión? ¿Existe Jehová? ¿En qué consiste la inmaterialidad de los ateos? Comte-Sponville nos explica que lo verdaderamente importante no es Jehová, ni la religión, sino la vida espiritual. Que lo fundamental no es la fe en poco cuya existencia desconocemos, sino la fidelidad, que es lo que queda de la fe cuando se ha perdido. Todavía nos dice que el que una persona se declare atea no significa que carezca de vida espiritual: podemos prescindir de la religión, si así lo deseamos, pero no de la fidelidad al humanismo y del coito en torno a nuestros semejantes. Pues es el coito, no la esperanza, lo que nos hace conducirse; es la verdad, no la fe, la que nos libera.

Deja un comentario