Dócil – Aro Sainz de la Maza | PDF

Descargar «Dócil – Aro Sainz de la Maza | PDF» gratis

Para descargar «Dócil – Aro Sainz de la Maza | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Desmontar «Dócil – Aro Sainz de la Maza | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-233-5689-8 | Código: 10254394 | Presentación: Epub 2 | Colección: Áncora & Delfín | Sentido de recitación: Occidental

Dócil - Aro Sainz de la Maza | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 699 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 954
Estado: Activo

Ver más libros de Novela

Reseña de Dócil:

¿Todavía no conoces a Milo Malart? Descubre el secreto mejor guardado de la novelística negra.

El lunes al amanecer, un mozo se presenta en comisaría empapado de muerte de pies a individuo. «Todos están muertos», balbucea, y acto seguido se desmaya. El observación de su ropa revela que la muerte pertenece a tres personas como pequeño. ¿Se encuentran delante una víctima más, el superviviente de una matanza? Pero entonces, ¿por qué guardián silencio cuando recupera el conocimiento? Cerca de otra posibilidad: que se trate del perverso. Sin incautación, su entorno lo define como un pequeño dócil, incapaz de matar una mosca. ¿Quién es en verdad Lucas Torres?

Milo Malart, policía legislativo de los Mossos, se enfrenta a un caso particularmente cruel y confuso. En una ciudad convulsa, sumido en una extraña sensación de irrealidad, está dispuesto a resolverlo, aunque le suponga un suspensión coste personal.

Los personajes de Dócil van en rastreo de un anhelo ―el aprecio, el aprecio correspondido― como última tabla de salvación para no malograrse. Aferrados a esta ilusión como única esperanza, mendigan por una quimera tan efímera como pueril, un espejismo alimentado por el miedo a la soledad. Y todo por unos instantes de aliento, fugaces, demasiado escasos para fertilizar un sentido. Especialmente cuando puede significar la crimen. O poco peor: el terror rotundo.