Carpe Diem – Harry Eyres | PDF

Carpe Diem – Harry Eyres | PDF

Descargar «Carpe Diem – Harry Eyres | PDF» gratis

Para descargar «Carpe Diem – Harry Eyres | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Descender «Carpe Diem – Harry Eyres | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Inglés | ISBN: 978-84-344-0969-9 | Código: 10048946 | Formato: 14,5 x 23 cm. | Presentación: Rústica con solapas | Colección: Fuera de colección | Traductor: María Morés

Carpe Diem - Harry Eyres | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 914 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 949
Estado: Activo

Ver más libros de Filosofía

Reseña de Carpe Diem:

Lecciones de vida del poeta Horacio, cuyo emblema aún pervive: Carpe Diem.

Hay lecturas que nos acompañan a lo dilatado de la vida. Textos que nos reflejan, iluminan o inspiran hasta el punto de que la emoción que nos producen acaba transformándolos en una «fuente de consuelo y tino». Ése es el acercamiento que propone el prestigioso periodista, escritor y enólogo Harry Eyres a la obra de Horacio, el poeta clásico.

Combinando con sutileza su propia deriva biográfica con la del poeta, estableciendo paralelismos entre la Roma del siglo I a.C. y el mundo flagrante, Eyres retrata al hijo de prisionero franco que llevaría la romance latina a su cénit con una vívida riqueza de matices. Horacio se vuelve cercano, sorprendentemente contemporáneo, no sólo por las sentencias que le han hecho popular –«carpe diem», «dulce et decorum est pro estado mori»– sino por su defensa de la amistad –Virgilio y Protector se contaban entre sus amigos –, de los pequeños placeres y de la vida tranquila en el campo –«beatus ille»–, por su canto al caldo humilde y su disposición a renunciar a prebendas para conservar su excarcelación…, pero igualmente por su mal saburía y su a veces exacerbada ironía.

Hombre enrevesado y legal, puede que Horacio nunca pretendiera ser un preceptor, pero es mucho lo que se puede estudiar de él, porque, como hace Eyres, siempre se puede acudir a sus versos, «más duraderos que el bronce», como si se buscaran las palabras de un amigo.

Deja un comentario