A mi manera – Noe Casado | PDF

A mi manera – Noe Casado | PDF

Descargar «A mi modo – Noe Casado | PDF» gratis

Para descargar «A mi modo – Noe Casado | PDF» y epub en español sólo debes registrarte gratis por 1 mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Desmontar «A mi modo – Noe Casado | PDF» en español
Ficha del libro
Fecha de publicación: | Idioma: Español | ISBN: 978-84-08-23040-3 | Código: 10260905 | Presentación: Epub 2 | Colección: Erótica | Sentido de recital: Occidental

A mi manera - Noe Casado | Planeta de Libros

Información del libro

Peso del archivo: 650 kb
Extensiones: PDF – MOBI – EPUB
Cantidad de descargas: 604
Estado: Activo

Ver más libros de Novelas románticas

Reseña de A mi modo:

Digan lo que digan, tener un affaire con un compañero de trabajo siempre sale mal, y si por otra parte yo soy la jefa, la situación es aún peor.

No me preguntéis por qué, pero es así. Si un presidente se enrolla con una subordinada se entiende, se tolera, incluso se halaga y aplaude. Sin secuestro, cuando el presidente es una mujer, se critica, se censura y si, al final la cosa acaba mal, es ella quien paga el pato. ¿Me equivoco?

De mí se dicen muchas cosas: que soy altiva, déspota, adicta al trabajo, metódica en exceso, inflexible…, pero no son más que halagos, por supuesto.

A pesar de todo cometí el error de mirar de forma poco profesional a Fernando. Si él se percató, no dio muestras de ello, y como ocurre el noventa y nueve por ciento de las veces, cuando determinado te gusta, te portas como una auténtica hija de perra. Tenía el poder para hacerlo y lo hice. Mi costado más competitivo salió a la superficie y metí la pata.

Hace poco más de dos primaveras organizamos en la empresa una fiesta para pagar a mi padre sus primaveras de dedicación y pasarme a mí el informante. No era más que una maniobra de imagen porque, de facto, yo ya tenía las riendas. Una fiesta elegante, todos con sus mejores garambainas y, en un momento de fealdad inexcusable, se me volcó la copa y le manché el traje. Cabal a él, no podía haberme pasado con otro invitado. No, fue con él.

Y allí ocurrió lo impensable…

Deja un comentario